La familia, además de ser la transmisora de la herencia genética, representa el primer contexto social donde el niño se desenvuelve. Es, por tanto, el pilar básico de la educación y la socialización porque la personalidad infantil se forma en la relación con los demás y de la calidad de estas experiencias va a depender la madurez y el equilibrio emocional de los hijos menores.

La temporada de vacaciones es un espacio propicio para aumentar el tiempo en familia, el cual va desde compartir un desayuno o almuerzo convencional, hasta establecer en común acuerdo rutinas que fortalezcan los vínculos fraternos y los principios familiares. A continuación, compartimos algunos tips que seguramente serán de gran ayuda para hacer de estas vacaciones un tiempo especial planificado en familia…

Trabajar en los valores y virtudes Los padres de familia pueden aprovechar las vacaciones para trabajar de manera personal con cada hijo en alguna virtud que consideren necesario desarrollar, cumpliendo un plan de trabajo para lograrlo. Este puede adaptarse según la edad del niño.

Trabajar en el desarrollo de los talentos personales Otra idea para las vacaciones es leer la Parábola de los talentos en familia y hacer un ejercicio en el que cada uno descubra cuáles son sus talentos y como los puede hacer crecer en las vacaciones poniéndolos al servicio de los demás. Los talentos se pueden agrupar en áreas distintas: sociales, intelectuales, morales, artísticos o deportivos. Se puede hacer un calendario en el que cada día, los niños vayan marcando qué talentos desarrollarán ese día y cómo lo harán.

Obras sociales Este tiempo de vacaciones se puede aprovechar para llevar a cabo obras sociales en familia. Para ello, conviene establecer en nuestro calendario de vacaciones actividades como visitar un hospital o asilo de ancianos, ayudar a los más necesitados, recopilando ropa, juguetes o comida para luego entregarla en la Parroquia, Cruz Roja o alguna institución benéfica. Es conveniente que desde pequeños se enseñe a los niños la importancia del desprendimiento de lo material, un día de vacaciones, nuestros niños pueden revisar sus pertenecías y elegir aquellas que puedan compartir con los demás, no porque estén dañados o no los usen sino por el valor de la solidaridad desde el desprendimiento de aquellos que disfrutamos mucho y que queremos compartir con alguien más.  

Agenda para vacaciones Puede resultar muy útil hacer un calendario o agenda de vacaciones en la que cada día pongamos una frase para reflexionar y un propósito para cumplir. Se les puede hacer atractivo a los niños si se hace en forma de libreta y en cada día se deja un espacio para que ellos escriban o dibujen lo que hicieron ese día.

Reiterar conocimientos Todos los hijos son diferentes, algunos necesitan un repaso sistemático y otros no. La reiteración de conocimientos se recomienda que se haga finalizando las vacaciones y no al comienzo, cuando es necesario un descanso. Una manera de ayudarlos es realizar actividades compartidas con otros pares o familiares y utilizar el juego como herramienta fundamental. Los padres pueden ayudar a los hijos a planificar las semanas de vacaciones y poner un horario en el que deberán hacer sus actividades para no olvidar lo aprendido.

 

Leave a Comment